El aceite de onagra se extrae de las semillas de una flor llamada onagra o prímula (Oenothera biennis y Oenothera lamarkiana), una planta originaria de América del Norte. Este aceite destaca por sus propiedades medicinales y curativas.

 

VALOR NUTRICIONAL

Es muy rico en ácidos grasos esenciales poliinsaturados: ácido linoleico (70 %) y ácido gamma-linolénico (10 %), ambos de la serie de ácidos Omega 6. Estos ácidos grasos son importantes precursores de diversos mediadores celulares indispensables para el correcto funcionamiento y estabilidad de las membranas de las células de nuestro organismo, el desarrollo del sistema nervioso y hormonal y la regulación de los procesos de coagulación. Dan origen a los eicosanoides como prostaglandinas, tromboxanos, leucotrienos e hidroxiácidos, compuestos que regulan varios procesos biológicos durante toda nuestra vida. Y, al no poder ser sintetizados por nuestro organismo, los ácidos grasos esenciales deben incorporarse con la dieta.

 

Por otra parte, cuando la dieta carece de estos ácidos grasos esenciales, se pueden generar anomalías en el corazón y la circulación, piel seca y deshidratada, heridas que no se curan, sequedad de los conductos lacrimales y de las glándulas salivares. Además de trastornos inflamatorios y artritis, afecciones en el sistema inmunitario, el aparato reproductor y en el sistema nervioso, ocasionando disfunciones cerebrales.

 

Los ácidos grasos esenciales juegan un papel fundamental ya que proporcionan energía, forman parte del recubrimiento de los nervios, mantienen la temperatura corporal, forman parte de la estructura de las células y son vitales para el metabolismo, además son los precursores de unas moléculas importantísimas llamadas prostaglandinas.

 

FUNCIONES DE LAS PROSTAGLANDINAS

Regulan la producción lacrimal y salivar, ayudan al normal funcionamiento de nuestro sistema defensivo, controlan la normal producción de grasa en la piel, tienen acciones similares a la insulina y potencia los efectos de ésta, protegen contra el cáncer, impiden la formación de sustancias inflamatorias, normalizan el comportamiento del ser humano, afectan a la conducción de los impulsos nerviosos y regulan la liberación y acción de los neurotransmisores.

 

Además, inhiben la trombosis, tienen una acción vasodilatadora -por tanto útil en problemas cardiovasculares como la hipertensión, el infarto o la angina de pecho-, inhiben la formación de colesterol, ayudan a perder peso en caso de obesidad o sobrepeso, regulan los efectos de los estrógenos, la progesterona y la prolactina en el ciclo menstrual, y en la menopausia eliminan los sofocos, regulan la presión arterial, mejoran la calcificación de los huesos y el estado de ánimo.

 

AGENTES BLOQUEANTES DE LAS PROSTAGLANDINAS 

Algo muy importante a tener en cuenta es que para que los ácidos grasos esenciales se transformen en prostaglandinas (la sustancia activa) existe una verdadera carrera de obstáculos y muchos agentes bloqueantes como: los alimentos ricos en grasas saturadas y colesterol, los que son ricos en ácidos grasos trans (margarinas duras y blandas, pasteles, bollos industriales, patatas fritas, productos de panadería), etc., el alcohol (aún en cantidades moderadas), y afecciones como la diabetes, las infecciones víricas, la deficiencia de zinc y otros nutrientes, y el cáncer, además de la radiación.

 

Conocer como funciona la onagra a nivel bioquímico es, quizás, la parte menos atractiva de este producto de fitoterapia. En los sucesivos post en que hablaremos de ella, veremos la parte más interesante y amena: los problemas de salud que soluciona y todo lo que puede hacer por nuestro bienestar y belleza. Que como planta es única en sus propiedades y merece la pena conocerla.

 

SI ESTE ARTÍCULO TE HA RESULTADO ÚTIL, COMPÁRTELO EN TUS REDES SOCIALES. PUEDES CONTARME TU EXPERIENCIA O TUS DUDAS SOBRE ESTOS TEMAS EN LOS COMENTARIOS Y SI QUIERES COMPRAR ACEITE DE ONAGRA, CLICA AQUÍ.